Energía y Petróleo: seguros a medida


En un contexto internacional como el que vivimos, de gran incertidumbre y transformación política y económica, muchas empresas están buscando nuevas alternativas para la operatoria de sus negocios, ya sea por la compra o venta de nuevas ubicaciones, el trabajar como contratista para otros, el desarrollo de plantas en países extranjeros, etc.

La profundidad y el alcance de los riesgos asociados con estas prácticas de negocios conducen hoy, más que nunca, a una comprensión cabal de cuál será el impacto de éstas en sus protecciones de seguros y gerenciamiento de riesgos.

Como en cualquier industria, hay coberturas de seguros que son únicas, y es de enorme importancia para los operadores energéticos y del rubro petrolero tener un programa de seguros a su medida, de modo de poder sacar provecho de las coberturas disponibles en el mercado actual y en todos sus matices, sin pagar de más y sin perderse las formas más amplias en oferta.

Cabe señalar que todo lo que tiene que ver con seguros en la industria petrolera, por ejemplo la cobertura de control de pozos, por su alta complejidad requiere de brokers sumamente especializados. También hay otras coberturas que no son sencillas de tramitar, ya no tanto por la complejidad sino por la peligrosidad, como la de equipos petroleros trabajando en boca de pozo y/o en campos petrolíferos. De allí que normalmente estén fuera de los contratos automáticos de las compañías de seguros, y que este tipo de seguros sea manejado por un grupo de expertos a nivel mundial.

Existen en el mercado dos grandes tipos de seguros para la industria del petróleo y del gas. En primer lugar, los que como comentáramos tienen que ver con la explotación directa, que incluyen pólizas como control de pozos, responsabilidad civil (por ejemplo ante el caso de un derrame, contaminación, etc.), distintos equipos (para perforación, extracción, distribución; terminación también para la gestión de refinerías, plantas de generación de energía u operación de ductos. Pero además están, por supuesto, los seguros vinculados con las personas o empresas relacionadas con la actividad, como por ejemplo las pólizas por accidentes personales, riesgos del trabajo, automotores, y por diversas tareas realizadas por contratistas y subcontratistas de las empresas energéticas.

Podemos señalar que los suscriptores o mercados en la industria del petróleo se dividen en cuatro grandes grupos: Upstream; Downstream; Onshore y Offshore Cuando hablamos de Upstream nos referimos a todas aquellas exposiciones existentes y/o trabajos realizados durante la extracción de los hidrocarburos, los cuales pueden ser tanto Onshore (en tierra firme) como Offshore (en el agua). Al hablar de Downstream nos referimos a todas aquellas exposiciones y/o trabajos realizados una vez que los hidrocarburos ya fueron extraídos, como ser los procesos de desalinización, deshidratación, destilación, refinación. Estas operaciones se realizan todas en tierra firme (Onshore).

Para tener una adecuada protección para los procesos de Upstream Onshore los operadores de área utilizan la cobertura de Control de Pozos, la cual tiene tres secciones:

  1. cobertura de gastos en llevar a control un pozo,
  2. responsabilidad civil, incluyendo contaminación,
  3. daños materiales a los bienes en superficie.

Los otros actores involucrados en operaciones de Upstream, son los contratistas dueños de los equipos de perforación, workover, pulling, quienes suelen contratar una póliza de seguro técnico para cubrir los daños materiales que puedan sufrir dichos equipos. En cuanto a la protección para riesgos offshore, los productos disponibles son los mismos pero el mercado se restringe y la capacidad se reduce.

En cuanto a los productos disponibles para los procesos de Downstream, se asemejan más a los tradicionales ya que se tratan de coberturas de Todo Riesgo de Daños Materiales, a lo sumo complementadas con una cobertura de Responsabilidad Civil. El mercado y capacidad disponible es más amplio que para el caso de Upstream, pero de todos modos la oferta es limitada.

El éxito en este sector depende del conocimiento de la industria y de las habilidades para negociar con los aseguradores locales e internacionales que proveen al mercado. En este contexto, es importante contar con equipos de expertos sin burocracia corporativa, multi-disciplinarios, para quienes la diversidad geográfica y cultural son fortalezas, no obstáculos.

En estas industrias, el broker debe aportar una experiencia comprobable en proveer seguros y servicios a industrias de energía, servicios públicos, petróleo y gas. Ya sea una estación co-generadora que utiliza combustible, una estación hidroeléctrica remota, un oleoducto, una batería de tanques, un terminal de carga o una empresa de distribución de electricidad domiciliaria, es importante verificar que se hayan realizado trabajos con clientes desde la fase de planificación y financiamiento hasta la operación completa. Dentro de los servicios a clientes, el proveedor debe ofrecer:

  • Revisión de los contratos seguros para operaciones, alquileres y contratistas y sub contratatistas.
  • La posibilidad de involucrar al Departamento de Ingeniería del suscriptor de seguros tempranamente, de modo de evitar costos imprevistos o recomendaciones una vez que el proyecto ya está en construcción y/u operación.
  • Experiencia en negociar reclamos difíciles.
  • La revisión constante de los riesgos del negocios –incluyendo Garantías, Responsabilidades Civiles por Operaciones, por Polución, Riesgos del Trabajo, Descontrol de Pozos, Falla en el suministro, Responsabilidades Profesionales, etc.
  • Experiencia comprobable en el sector, en temas de fusiones y adquisiciones, adquisiciones de activos y exposición a riesgos desconocidos, temas de regulaciones, litigios por reclamos, asuntos de riesgos corporativos generales, análisis de riesgos y pronóstico de cambios en la industria.
  • Cabal comprensión del sector de energía y servicios públicos, sus circunstancias, operaciones, incluyendo regulaciones y desarrollos competitivos.
  • Antecedentes con clientes del sector, como productores de gas y petróleo, compañías integradas de electricidad, gasoductos, oleoductos, productores de energía no-pública, consumidores comerciales e industriales de energía, comerciantes de energía, mercados electrónicos de energía, operadores de servicios públicos o privados, contratistas y operadores involucrados tanto en petróleo y gas en tierra y de costa afuera como en operaciones de minería de todas partes del mundo.
  • Atención de clientes dentro y fuera de la Argentina, incluyendo inversores no-tradicionales en estas industrias.

Además, hay otras cuestiones que toman preponderancia más allá del sector específico en que se trabaje, como que el Broker sepa encontrar opciones creativas y técnicas innovadores para el manejo de pérdidas en los ramos comerciales, por ejemplo en el manejo eficiente de reclamos.

Autor: José Aversa es Presidente de Risk Solutions S.A. Broker de Reaseguros.