Productos eléctricos certificados


A partir de julio de 2005 se ha hecho obligatoria la utilización de un sello que identifique su seguridad.

Desde el año 1998 se ha establecido que los productos eléctricos cumplan con requisitos mínimos de seguridad mediante la Resolución N° 92/98 de la ex-Secretaría de Industria, Comercio y Minería. La misma establece la certificación obligatoria como forma de asegurar el cumplimiento de los requisitos de seguridad.

A partir de julio de este año, se ha hecho obligatorio que todos los productos certificados exhiban el sello de seguridad de Argentina para permitir a los consumidores una más fácil identificación de aquellos productos que cumplan con los requisitos de seguridad.

Existen tres sellos correspondientes a los diferentes tipos de certificaciones permitidas para seguridad eléctrica:

  • Certificación de tipo: se realizan ensayos sobre unidades representativas de un producto dado (ensayo de tipo), seguido de un control (vigilancia) que consiste en ensayos de verificación de muestras tomadas en el comercio y en fábrica.
  • Certificación por marca de conformidad: esta es la única que permite que el producto exhiba el sello de seguridad de Argentina junto al logo del organismo de certificación. Es más amplia ya que asegura la uniformidad de todos los productos certificados. Además del ensayo de tipo, se evalúa el sistema de calidad de la fábrica, seguidos de un control que también tiene en cuenta la auditoría del sistema de calidad de la empresa y los ensayos de verificación de muestras tomadas en el comercio y en la fábrica.
  • Certificación por lote: se realiza sobre muestras representativas tomadas en cada lote fabricado o importado. La toma de muestras se realiza en función de la dimensión del lote presentado y de la información disponible que acredite su homogeneidad.

Estos sellos de seguridad Argentina se utilizan no sólo en equipos y materiales eléctricos sino también en otros productos que deban cumplir requisitos mínimos de seguridad como juguetes, encendedores, bicicletas infantiles, etc. Los productos que deben estar certificados se establecen en la Resolución 76/2002 de la Secretaría de Competencia, de Desregulación y la Defensa del Consumidor e incluyen a equipos y aparatos eléctricos y electrónicos cuyo consumo no supere los 5 kVA, los materiales y aparatos eléctricos y electrónicos cuya corriente nominal no exceda los 63 A, los cables y conductores eléctricos, los equipos de generación de energía eléctrica de hasta 5 kVA de potencia nominal, los materiales para instalaciones de puesta a tierra y dispositivos de protección de instalaciones eléctricas y de telecomunicaciones contra sobretensiones causadas por fenómenos naturales y los productos eléctricos destinados al tratamiento de la piel, con independencia de su consumo, las luminarias y sistemas de alimentación para luminarias alimentados a través de fuentes conectadas a redes de más de 50 V de corriente alterna, las lámparas dicroicas y sus portalámparas, las herramientas portátiles manuales, los electrificadores de cercas y los electro estimuladores musculares que complementan la actividad física.

Fuente: Sivm@il (INTI)