La Argentina puede aspirar a ser el principal exportador de Biodiesel


La posible extinción a mediano plazo del aprovisionamiento de reservas fósiles, el aumento en los costos de adquisición del petróleo y la mayor incidencia de una conciencia ambientalista a partir del notable deterioro del medioambiente, entre otros argumentos, ha reactivado la búsqueda de combustibles más amigables con nuestro medio tales como los biocombustibles (bioetanol, biodiesel y biogas).

Específicamente, el biodiesel es un combustible elaborado a partir de aceites vegetales o grasas animales apto como sustituyente parcial o total del gasoil en motores diesel, que puede ser producido a partir de distintas fuentes de aceite tales como soja, colza, girasol, maní y grasas animales.

Entre otras ventajas:

(a) es el único combustible alternativo en cumplir con los requisitos de la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos de Norteamérica (Clean Air Act),

(b) funciona en cualquier motor diesel convencional,

(c) el ciclo biológico en la producción y uso de biodiesel reduce en aproximadamente un 80% las emisiones de anhídrido carbónico y casi del 100% las de dióxido de azufre, además de reducir los niveles de hidrocarburos poliaromáticos (cancerígenos) en un 75%, y

(d) puede hacerse a partir de cultivos que abundan en nuestro país (soja).

En la práctica, el único sector industrial que aparecería en condiciones de proveer materia prima con los requisitos técnicos mínimos en los volúmenes demandados en este mercado sería la industria de oleaginosas, con una gran potencialidad a nivel de negocios que las producciones derivadas (aceites) pueden destinar, no sólo en lo referente al marco de biocombustibles sino especialmente a otros productos (ej, alimento animal, fertilizantes, glicerinas).

Legislación aplicable

La Ley de Biocombustibles Nº 26.093 (la 'Ley') establece el régimen de regulación, promoción y producción de biocombustibles por un plazo de 15 años. El Poder Ejecutivo Nacional estará a cargo de determinar la autoridad de aplicación ('AA') con variadas funciones de control, administración y sancionatorias.

La Ley, que todavía aguarda su reglamentación, define como 'biocombustible' al bioetanol, biodiesel y biogas que se produzca a partir de materias primas de origen agropecuario, agroindustrial o desechos orgánicos, y que deberá cumplir los requisitos de calidad que establezca la AA y, además, establece:

(a)sólo podrán producir biocombustible las plantas habilitadas por la AA;

(b) el diesel oil y el gasoil que se comercialice en la Argentina debe ser mezclado con biodiesel en un porcentaje no menor al 5% de este último, medido sobre la cantidad total de producto final;

(c) la nafta debe ser mezclada con bioetanol en un porcentaje no menor al 5% de este último, bajo las mismas pautas antes citadas;

(d) un régimen promocional para la radicación de industrias de biocombustibles que se instalen en la Argentina y cumplan entre otros con ciertos requisitos; y

(e) determinados beneficios promocionales, como ser:

(i) los bienes afectados a los proyectos aprobados por la AA no se computan para el cálculo del impuesto a la ganancia mínima presunta durante un determinado período;

(ii) el biodiesel y el bioetanol destinados a abastecer al Estado nacional, provincial o municipal no estarán alcanzados por:

(1) la tasa de Infraestructura Hídrica,

(2) el impuesto sobre los combustibles líquidos y el gas natural, y

(3) el impuesto sobre transferencia a título oneroso o gratuito, o sobre la importación de gasoil;

(4) los proyectos aprobados por la AA serán alcanzados por los beneficios previstos en el Protocolo de Kyoto; y

(v) algunas secretarías del Estado promoverán los cultivos destinados a la producción de biocombustibles así como la adquisición de bienes de capital.Como se observa, la decisión de producción y utilización del biocombustible lleva consigo un número de objetivos de gran importancia que pueden colocarnos en la misma sintonía mundial (tal como sucede en Europa o Estados Unidos), tales como: beneficios ambientales, desarrollos de nuevos mercados para los productos de producción primaria y sector industrial, otorgamiento de un valor agregado a los cultivos, desarrollo de nuevos circuitos económicos, la potencialidad de convertir a la República Argentina en el principal exportador de biodiesel del mundo (con una producción de aproximadamente tres millones de toneladas anuales), y la consecuente y tan necesaria ocupación de mano de obra.

Fuente: www.cronista.com

Rubro relacionado: Biodiesel

Creado: 2007-02-14 12:02:15  - Actualizado: 2007-02-14 12:02:34Autor: Portal-Industrial.com.ar

| Volver a Noticias |