Polémica en el sector automotriz


Una polémica acaba de estallar entre Gobierno, terminales automotrices y autopartistas. El motivo es el déficit comercial que genera el sector, que para este año superará los 5.000 millones de dólares.

Una sorda polémica acaba de estallar entre el Gobierno, las terminales automotrices y las empresas autopartistas. El motivo de fondo es el abultado déficit comercial que genera el sector, que para este año superará los 5.000 millones de dólares , dato que Clarín anticipó en su edición del 23 de mayo.

En ese contexto, ayer el presidente de la Asociación de Fabricantes de Automotores (ADEFA), César Ramírez Rojas, alertó que la industria se encamina hacia un récord histórico, que la propia entidad confirmó con las cifras de mayo, mes en el que se produjeron más de 59.500 unidades, la mayor cantidad en un solo mes en toda la historia del sector.

Pero Ramírez Rojas adviritó que la industria podría enfrentar “cuellos de botella” que, dijo, “ya comienzan a registrarse en el sector autopartista local”. El pase de factura no terminó allí. Ramírez Rojas dijo que el nivel de inversiones de los 400 empresarios autopartistas radicados en el país “no permiten prever que la capacidad de producción de autopartes locales pueda satisfacer en el corto y mediano plazo la creciente demanda de las terminales”.

La respuesta a las terminales partió desde la propia ministro de Industria, Débora Giorgi. “ Sorprenden las declaraciones del presidente de ADEFA ”, dijo Giorgi a Clarín. “En los últimos 40 días mantuvimos más de 20 reuniones con los titulares de las terminales automotrices para evaluar la situación del sector. Nunca existió referencia sobre cuellos de botella en el sector autopartista”, agregó.

Esa reuniones, de las que también participó el ministro de Economía, Amado Boudou en alguna ocasión, tuvieron como objetivo excluyente el aumento de la integración local de los vehículos. Un estudio de AFAC, en base a datos de la Aduana, establece que cada vehículo local tiene --promedio-- 30% de piezas locales y 70% de autopartes importadas.

El tema de la integración de los vehículos es un asunto personal de la Presidente. El año pasado, en la planta de General Motors, Cristina Fernández reclamó a la industria que avance en el desarrollo de motores de fabricación local. Y apenas un mes atrás, el 29 de abril, habló de la “paradoja” de producir más vehículos a costa de incrementar el déficit comercial. “El aumento de integración nacional de nuestros autos en el sector autopartista es estratégico”, planteó.

Fuente: Por Luis Ceriotto, IECO, Clarin.com, 4 de Junio de 2010

Creado: 2010-06-04 02:06:54  Autor: Portal-Industrial.com.ar

| Volver a Noticias |