El lápiz se adapta a la era digital


Fabricantes se han visto obligados a diseñar productos ad hoc ante la competencia de las nuevas tecnologías.

Los fabricantes de bolígrafos y lápices están regresando a la escuela, y aprendiendo a vender herramientas para escribir en la era de los smartphones, las tabletas y las portátiles.

Algunos, incluyendo a la estadounidense Crayola Llc y a la alemana Staedtler están acogiendo la revolución digital con productos electrónicos. Los Digitools de Crayola -una serie de utensilios de plástico con punta de goma- permiten a los niños "sellar", "aplicar" con brocha, o "pintar" diseños en una tableta mediante una aplicación.

Staedtler introdujo el Digital Pen 990, que funciona como un bolígrafo regular al mismo tiempo que transforma todo lo que escribe en archivos electrónicos. Un clip receptor enganchado en el papel para escribir copia y almacena alrededor de 100 páginas en hasta 30 idiomas.

Pero no todos en la industria están adoptando esta tendencia con los brazos abiertos: la alemana Faber-Castell, el más antiguo fabricante de lápices en el mundo y la empresa que también vende borradores, sacapuntas y utensilios de arte, dio apenas este mes su primer paso hacia los productos con orientación digital al lanzar un lápiz con una punta de goma que se puede usar como lápiz óptico en una tablet o smartphone.

Otras empresas, incluyendo la francesa Bic y la alemana Schwan-Stabilo, aventajan a Faber-Castell en la fusión de lo antiguo y lo nuevo, y así el Cristal Stylus de Bic y el Smartball de Stabilo lucen y funcionan como lápices tradicionales, pero cuentan con una punta acolchonada en la parte superior que se puede usar en pantallas táctiles.

Faber-Castell anticipa que los lápices de madera aún generarán alrededor de un tercio de sus ingresos en el futuro previsible: "Si uno observa la revolución digital, entonces supone automáticamente que nuestro negocio se tiene que hundir", apuntó el conde Anton-Wolfgang von Faber-Castell, presidente ejecutivo de la empresa que lleva su nombre. El ejecutivo describe la idea de oficinas y escuelas sin papel ni lápices como "ilusorio: no ha ocurrido".

Las ventas globales de bolígrafos y lápices están en alza, y se prevé que el crecimiento continúe durante al menos cinco años, según Euromonitor International.

Se prevé que las ventas de lápices crezcan 4% este año, a unos US$ 2.700 millones, mientras que las ventas de bolígrafos se incrementarían 4,9% a US$ 8.500 millones.

Sin embargo, las fuentes de esa demanda están cambiando. Los mercados emergentes en Asia y América Latina son cada vez más importantes para estos fabricantes gracias a la mejora en los niveles de ingresos y la alfabetización.

Para Faber-Castell, esas regiones ahora generan cerca del 65% de sus ventas, y la firma prevé un mayor crecimiento allí, pese a la fuerte competencia de rivales locales de menores precios.

Para Bic "nos va bien en África y Sudamérica porque llegamos hace alrededor de 50 años", señaló Benoît Marotte, director del negocio de papelería de Bic.

Fuente: Empresasnews.com