Tecnología espacial para la fruta


Los módulos COOLFREE encuentran aplicación para el productor frutihortícola que necesita un enfriado rápido para quitar el calor vital de frutas en el galpón de producción.

Una inesperada relación entre la alta tecnología espacial y la frutihorticultura surgió al ser requerida condiciones muy especiales para la simulación extrema a que se somete un cohete o un misil que desarrolla más de 4.000 Km por hora en 15 segundos y entra en el vacío exterior.

GRUPO LEIVA desarrolló en colaboración con la CITEFA (Centro de Investigaciones Tecnológicas de las Fuerzas Armadas de la Rep. Argentina) la tecnología necesaria para fabricar integralmente los motores de vuelo , esa es la denominación técnica de los cohetes, en el país.

Tradicionalmente estos elementos se compraban a EEUU , Francia, Israel, Alemania y otros países de alto desarrollo aeronáutico y espacial con total dependencia de los repuestos, el costo , la electrónica y en general la voluntad política o no de mantener limitada la operatividad de los artefactos una vez vencidos los componentes.

Luego de varios años de colaboración tecnológica entre el ente estatal y GRUPO LEIVA se le adjudicó la fabricación de los componentes en los talleres de San Martín, Provincia de Buenos Aires realizando las pruebas terrestres en banco y realizando los lanzamientos desde Serrezuela, Provincia de Córdoba y desde Chamical, Provincia de La Rioja , con todo éxito.

El resultado altamente satisfactorio de los lanzamientos permite pensar que la Argentina no dependerá en lo futuro del propulsor extranjero para el lanzamiento de satélites nacionales , tal como se realizó con el primer satélite argentino para medición de la temperatura de todos los mares del planeta para beneficio de la comunidad científica internacional.

Las pruebas a que se somete un cohete espacial son muy exigentes. Una de ellas fue la de probar los metales y componentes a condiciones extremas para lo cual el ente estatal pidió un TUNEL DE CONGELADO TRANSPORTABLE para una temperatura de 35°C bajo cero desde 35°C sobre cero. La unidad tenía que tener una rigidez estructural adecuada para trasladar por camión, comando digital de temperatura, decongelamiento automático, alta recirculación de aire variable, ecualizador de presión y otras exigencias especiales tales como un sistema de racks metálicos desplazables, en suma un “concepto constructivo militar”.

GRUPO LEIVA cubrió la necesidad con sus módulos “COOLFREE” de construcción Sanitaria que se probaron satisfactoriamente hasta -45°C y fue recepcionado y probado en servicio por los especialistas de la Fuerzas Armadas sin objeciones.

Los módulos “COOLFREE” son una Patente Exclusiva que encuentra aplicación para el productor frutihortícola que necesita un enfriado rápido para quitar el calor vital de NARANJAS, UVAS, MANDARINAS, FRUTILLAS y otras especies en el galpón de producción sin ninguna obra complementaria de albañilería ya que es totalmente autocontenido e inclusive puede ser autónomo mediante un grupo electrógeno incorporado.

El ahorro eléctrico respecto a una cámara frigorífica convencional es notable pues todo el flujo de aire enfriado pasa a través y por los laterales de las cajas de fruta sin espacios de “aire muerto” de pasillos, del espacio de techo que requieren los evaporadores o del espacio entre los mismos pallets.

Las ampliaciones de capacidad de frío son fácilmente agregadas mediante módulos acoplables que pueden funcionar a diferentes temperaturas, por ejemplo un TUNEL DE ENFRIADO RAPIDO tipo “californiano” y otros como CAMARAS DE CONSERVACION con control independiente de cada uno según sea la óptima para la fruta tratada.

El sistema de control automático es digitalizado con salida por puerto USB para transmitir señales a una PC y obtener una trazabilidad de la partida que se está enfriando, diagramas históricos impresos y demás datos que se le deseen incorporar.

Los módulos “COOLFREE” pueden proveerse en tamaños desde un pallet Arlog a 24 pallets o con racks porta Bines rodantes que faciliten el traslado sin golpes en la fruta.

Para el caso de gran capacidad se abastecen hasta 120 módulos “COOLFREE” desde una sola sala de máquinas también transportable totalmente preensamblada y probada en la fábrica.

La frutihorticultura se ve beneficiada con la transferencia tecnológica de aplicación espacial de origen totalmente nacional.